La Luz del Castellar

La Luz del Castellar

El Castellar es un paraje del término de San Martín de Boniches (Cuenca) que cuando atardece tiene una luz muy especial. Allí los colores verde y naranja se fusionan de una manera que no he visto en otro lugar. Recuerdo además historias que me contaba mi abuelo Sotero de sus «tiempos mozos» cuando era pastor en aquellos parajes, y además vivía allí. Mi madre, mi abuela Anastasia y mi tío también me cuentan que había tal cantidad de pinos que no se veía otra cosa que verde. Allí no tenían apenas nada material, pero fueron realmente felices junto a otras familias muy humildes, como ellos.

Allí, en El Castellar, el 16 de julio de 1994 todo cambió. Un año en el que España vivió una ola de incendios sin precedentes por la enorme sequía. El peor incendio de la historia de Castilla-La Mancha daba comienzo y ardió durante semanas, quemando oficialmente algo más de 17 mil hectáreas, aunque posiblemente fueron miles más. Sí, fue el incendio de San Martín de Boniches, provocado por la propia naturaleza: un rayo.

Recordaré aquel día como si fuera ayer, pues era mi 12º cumpleaños, y mi abuelo me llamó para felicitarme entre lágrimas: su monte se quemaba. Aquellas montañas tan verdes y llenas de animales se llenaban de llamas, y todo el pueblo se sumó a proteger el monte. Creo que fue la vez que más recé.

Hemos visto como aquellos montes pasaban del verde intenso, al negro y gris de las cenizas, al marrón de los troncos pelados que intentaron sobrevivir y finalmente murieron. Así durante años y años, en los que dolía muchísimo ir a La Menglana y ver todo aquello así. Hasta este agosto, que mi tío Marino me dijo si nos íbamos a dar una vuelta por allí y ver el monte. No os podéis imaginar la sensación del cuerpo al ver aquel verde, aquellos ciervos correr por el monte. Hasta las cacas de los jabalís daban gozo ver. Y aunque deberán pasar muchos años para que las ardillas puedan volver a recorrer grandes distancias sin tener que tocar el suelo, ahora ya se puede ir para ver y respirar la paz que hay allí.

Por eso se me ocurrió plantearle a Jessica esta sesión fotográfica. Quería mostraros la belleza del lugar, sin tener que ir a lugares megaturísticos lejos de casa. Mostraros ese verde y esa luz que os hablaba antes. Mostraros parte del monte de San Martín de Boniches y cómo lo veo y lo siento. Disfrutadlas 🙂

P.d: Gracias Pico por llevarnos con tu 4×4, y a Íker y Pedro por escuchar tan embobados lo que os explicábamos de El Castellar.

Dale al botón para ver el proyecto

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: © Beatriz Durán. Todos los derechos reservados.